TIP: CÓMO MARINAR EL POLLO

Un pollo bien marinado es un pollo jugoso y sabroso. Si lo decimos es porque somos expertos en este tema: al marinar el pollo, este conserva mejor sus jugos y su carne se mantiene suave y con mucho sabor. Ya sea que quieras prepararlo para asar o que busques experimentar con nuevas recetas, considera un buen marinado para que tu platillo sea todo un éxito.

Una de las ventajas al marinar el pollo es que los condimentos dulces y salados le van bien. Por ejemplo, puedes mezclar en una bolsa de plástico un vaso de vino blanco semi-dulce, medio vaso de jugo de manzana o durazno, dos cucharadas de miel, tres cucharadas de salsa de soya, cinco dientes de ajo, una cebolla cortada, el jugo de un limón, sal y pimienta para tener un marinado que le dé un aroma y sabor incomparable; agrega el pollo en la bolsa, ciérrala muy bien y déjala marinando en el refrigerador mínimo dos horas.

Otro marinado estrella es el japonés, que le da al pollo un sabor estilo teriyaki, perfecto para acompañar con arroz y verduras salteadas. Para hacerlo, mezcla media o una taza de aceite de sésamo (lo puedes encontrar en el súper o en tiendas especializadas de comida asiática), tres cucharadas de salsa de soya, tres cucharadas de jengibre picado, media cucharada de ajo y dos cucharadas de azúcar; agrega el pollo y ciérrala muy bien para dejarla marinando durante toda la noche.

También puedes incluir hierbas finas en tu maridado para darle al pollo ese sabor exquisito y aromático. Mezcla dos dientes de ajo, una cucharadita de eneldo, una de tomillo, una de perejil, una de estragón, dos de laurel, sal y una taza de aceite de oliva, deja reposar la mezcla en el refrigerador durante tres horas. Pasado ese tiempo, agrega el pollo y remueve bien para que la carne se impregne. Vuelve a meterlo al refrigerador durante dos horas más y cocina.

Marinar el pollo te abre un mundo de posibilidades, no temas mezclar ingredientes con el fin de crear nuevas recetas para deleitar a toda tu familia; puedes agregar especias como orégano y romero; condimentos fuertes como paprika y curry; vinagres; chiles; limón… solo recuerda cerrar muy bien el recipiente donde marines (nuestra mejor recomendación es que utilices bolsas herméticas) para evitar que el pollo contamine los alimentos del refrigerador.

 

Atrévete a crear tus propios marinados para cambiar el sabor de tus platillos. El resultado será un pollo jugosito y delicioso, tan rico como el sabor que no se olvida de Pollo Pepe.